domingo, 11 de febrero de 2018

Roma Tears / Romane Iasfa de Luminita Mihai Cioabă.

Cartel del filme “Roma Tears/ Romane Iasfa”
© Ion Cioaba Foundation


Roma Tears / Romane Iasfa de Luminita Mihai Cioabă.
2006, Rumanía, 52 minutos.

El documental nos presenta “una página negra en la Historia”; el genocidio Gitano en Rumanía. Miles de Romaníes fueron deportados desde el interior de Rumania hasta la región de Transnistria durante la Segunda Guerra Mundial por orden del mariscal Ion Antonescu.

El largo camino
© Ion Cioaba Foundation

Este filme fue estrenado en el año 2006 en el Reino Unido dentro del primer Simposio Internacional: "Sobrevivientes Romaníes en busca de la verdad". Al evento acudieron historiadores de Estados Unidos, Israel, Polonia y Bulgaria, resultó un seminario muy exitoso, pero… la prensa rumana no escribió ni una palabra al respecto. En cambio, apareció en la portada del periódico, The Forward de Nueva York y, en su interior, le dedicó un artículo de cuatro páginas.

Mujeres en la nieve.
© Ion Cioaba Foundation

La película evoca la imagen de una familia agotada en el camino de vuelta a Rumania tras años de sufrimiento en Transnistria. El filme comienza con un grupo de niños Romaníes jugando en un campo de amapolas, una imagen serena de juego y libertad, continúa recogiendo testimonios de sobrevivientes de las deportaciones. El filme refleja de forma magistral el dolor de muchas familias Gitanas, el sufrimiento de una vuelta tras haberlo perdido prácticamente todo, doloroso, especialmente, es el momento en el que la familia se ve obligada a abandonar a los niños en el camino.

Reunión en torno al fuego.
© Ion Cioaba Foundation

 El filme  "Roma Tears" contiene testimonios de sobrevivientes Romaníes de muchos lugares del país y comienza y termina con un poema escrito por Luminiţa Cioabă y recitado por el inigualable Florian Pitiş.

© Ion Cioaba Foundation

Luminita Cioaba, trabajó durante más de un año en su realización, filmando más de 90 horas de material. La banda sonora está representada por el tema “Balada” de Ciprian Porumbescu, con la interpretación de Mădălin Voicu.

© Ion Cioaba Foundation

La película está basada en la experiencia del padre de la directora, Ion Cioabă, que soñaba con construir un museo de cultura Gitana en Sibiu, donde recopilar testimonios de los sobrevivientes del Porrajmos, antes de que el paso del tiempo los hiciera desaparecer. Su padre pensaba que, resultaba a todas luces injusto e inhumano que más de dos millones y medio de Gitanos vivan en Rumania y no tengan ningún museo que recoja su Historia. En la actualidad, ese sueño se convirtió en realidad a través de la Fundación Social y Cultural Romá Ion Cioaba. La directora del filme también publicó un libro con todo su trabajo con el título: "Roma Tears", prologado por Jean Ancel.

Los sobrevivientes, por lo general, han ido contando, desde la finalización de la II Guerra Mundial, su historia a sus nietos, esta se transmitía solo oralmente. La señora Cioaba ha intentado con el rodaje de este documental darle voz a aquellos que tanto sufrieron rescatando del silencio su sufrimiento.

El documental está rodado en la lengua romaní.

Dirigida por LUMINITA MIHAI CIOABA
Producida por THE SOCIAL-CULTURAL FOUNDATION OF ROMA “ION CIOABA”
Edición por
Fotografía de LAURENTIU TOMA

Música 

sábado, 23 de diciembre de 2017

Diera v hlave - A Hole in the Head: The Holocaust as a Scar on the Body and Soul of the European Roma and Sinti de Robert Kirchhoff.

Cartel del filme “A hole in the head”.
© Barbara Janisova Feglova / Hitchhiker Cinema

Diera v hlave - A Hole in the Head The Holocaust as a Scar on the Body and Soul of the European Roma and Sinti de Robert Kirchhoff.
2016, Eslovaquia y República Checa, 90 minutos.

Lo primero que llama poderosamente nuestra atención de este poderoso filme es su título: “Un agujero en la cabeza”, afirma su director, Robert Kirchhoff, que con él se pretendía sintetizar el objetivo de la película, tras cada cicatriz existe una historia. Y si hay una herida profunda en el devenir del pueblo Romaní, esta es el Porrajmos. El documental parte de una narración sobre el genocidio Romaní que ha sido borrada casi por completo de la memoria europea y cuyos rastros de manera magistral, el director sigue meticulosamente, construyendo en su totalidad un monumento contra el olvido.

Jasenovac
© Barbara Janisova Feglova / Hitchhiker Cinema

El silencio ha rodeado el genocidio de los Romaníes durante la Segunda Guerra Mundial. Han sido los propios Gitanos los que, a pesar de las dificultades e incomprensión general, han logrado mantener durante años la memoria de su sufrimiento y las cicatrices, como prueba de aquello, que les quedaron como pueblo. Este valioso documental aborda con valentía y rigor la terrible huella de un pasado doloroso, tiempos de persecución y muerte sobrellevados por la naturaleza innata de los Gitanos, por su  actitud ante el mundo, la existencia y la vida. El objetivo primordial del filme no es otro que el de transmitir el recuerdo, la voluntad de sobrevivir a pesar del infierno y sobre todo el ansia de libertad. Sus cicatrices, visibles e invisibles, nos recuerdan que nunca debemos olvidar, que nunca debemos rendirnos.

Raymond Gurême.
© Barbara Janisova Feglova / Hitchhiker Cinema

Se trata de un ensayo documental y no de un documental histórico clásico al uso. A lo largo de sus noventa minutos huye de cualquier tipo de patetismo, centra su objetivo en los sobrevivientes, personas que viven con sus recuerdos, en los que el director aborda los mismos no a través del pasado sino del presente, es por ello por lo que no se emplean fotografías, imágenes o materiales de archivo. Otro aspecto muy interesante de la película resulta acerca de que el hilo conductor de la misma es la memoria frente al olvido, lo que pueden recordar los sobrevivientes y lo que la sociedad es capaz de recordar, es decir, la relación entre los testigos y la conciencia histórica de la sociedad actual. Algunas de las personas que aparecen en el filme narran sus historias por primera vez y muchos de ellos estaban convencidos de que nadie les creería. El hecho de que el genocidio Romaní generalmente se haya pasado por alto en la historiografía general también es el resultado de la forma en que esas personas que sobrevivieron se encerraron en sus comunidades y, ante el silencio e incomprensión que encontraron en administraciones y población, se aislaron aún más de la sociedad en general.

Fatima Dedić 
© Barbara Janisova Feglova / Hitchhiker Cinema

El rodaje de la película resultó bastante complicado, el director Robert Kirchhoff hubo de recorrer miles de kilómetros por toda Europa. Comenzó a rodar en la República Checa y Eslovaquia. Luego tuvo que detener su trabajo porque el productor, Boris Hochel, murió y el proyecto se estancó. Luego, una nueva productora Barbara Janišová Féglová, se unió a este sueño y decidieron ampliar el alcance geográfico de la película, Kirchhoff investigó e investigo cada vez más sobre el tema; durante su rodaje conoció al menos a cien personas, y quedó impresionado por la cantidad de sobrevivientes que todavía seguían vivos.

Rita Prigmore.
© Barbara janisova Feglova / Hitchhiker Cinema

 El filme representa una elegía para las víctimas de un régimen monstruoso y la indiferencia humana ante ese sufrimiento.

Arnošt Vintr,
© Barbara Janisova Feglova / Hitchhiker Cinema

En el documental la voz corresponde a los sobrevivientes: Raymond Gurême, Fata Dedić, Nadir Dedić, Toti Dedić, Ladislav Welward, Ján Konček, Krystyna Gil, Karol Parno Gierliński, Rita Prigmore, Philomena Franz, Dragoljub Acković, Daniel Vojak, Fedor Gál, Markus Pape, Jan Hauer y Arnošt Vintr.

Karol Parno Gierliński
© Barbara Janisova Feglova / Hitchhiker Cinema

Dirigida y escrita por ROBERT KIRCHHOF
Producida por BARBARA JANISOVA FEGLOVÁ / HITCHHIKER CINEMA, MARTINA SANTAVA (TELEVISIÓN CHECA, CZ), SONA KOMOVA (RADIO Y TELEVISIÓN ESLOVAQUIA) ROBERT KIRCHHOFF (ATELIER DOC, SK)
Edición por JAN DANHEL
Fotografía de JURAJ CHLPÍK
Sonido VACLAV FLEGL

Música MIROSLAV TÓTH

Raymond Gurême.
© Barbara Janisova Feglova / Hitchhiker Cinema

domingo, 19 de noviembre de 2017

Szczurowa - Ein Beispiel für den Völkermord an Sinti und Roma im besetzten Polen de Alexander von Plato y Loretta Walz


 “Szczurowa”
© Dokumentations- und Kulturzentrum Deutscher Sinti und Roma

Szczurowa - Ein Beispiel für den Völkermord an Sinti und Roma im besetzten Polen de Alexander von Plato y Loretta Walz.
1997, Alemania, 20 minutos.

Un mapa de Polonia repleto de puntos negros que representan los lugares donde los nazis acabaron con la vida de Romaníes, una voz en off, la cámara centra progresivamente la imagen hasta enfocar un par de puntos marcados en el mapa. Un pueblo polaco envuelto en la niebla, un hombre caminando solitario por una calle… Szczurowa, localidad cercana a Tarnów, Polonia, en las que en tiempo de la Segunda Guerra Mundial convivían pacíficamente varias familias gitanas, que tenían relaciones muy próximas con la comunidad polaca local, lo que a menudo daba como resultado matrimonios mixtos entre Gitanos y polacos.

En este documental los testigos y los sobrevivientes relatan los hechos que acaecieron en aquel lugar en la mañana del 3 de julio de 1943. Al alba, soldados alemanes rodearon el asentamiento donde vivían los Romaníes, los sacaron de sus hogares y en carros de los campesinos de la localidad los condujeron hasta el cementerio y allí el horror… más de 90 personas murieron fusiladas por ser Gitanas, incluyendo niños y ancianos. Posteriormente procedieron a enterrar sus cuerpos en una fosa común, robaron sus pertenencias y prendieron fuego a sus casas.

Krystyna Gil en el día de su primera comunión. 
Cuando tenía cinco años, sobrevivió a 
la masacre de la comunidad Romaní de Szczurowa.
© Dokumentations- und Kulturzentrum Deutscher Sinti und Roma

Debido a la gran cantidad de testigos de los fusilamientos y al hecho de que algunos miembros de la comunidad local fueran forzados a ayudar a los alemanes a trasladar y enterrar a los muertos, la tragedia de los residentes Romaníes de Szczurowa no se ha olvidado en la historia de la ciudad. La Sra. Krystyna Gil, que era una niña pequeña cuando todo ocurrió, y única sobreviviente Romaní de su familia, describe en el documental lo que sucedió, así como otros habitantes polacos que vivían en la aldea en aquel tiempo.

Dirigida por Alexander von Plato y Loretta Walz.
Producida por Dokumentations- und Kulturzentrum Deutscher Sinti und Roma.

sábado, 16 de septiembre de 2017

Das Falsche Wort de Melanie Spitta y Katrin Seybold.

Cartel del filme “Das Falsche Wort”
© Katrin Seybod Film GmbH

Das Falsche Wort de Melanie Spitta y Katrin Seybold.
1987, Alemania Federal, 85 minutos.

Nos hallamos ante una de las primeras incursiones del cine documental en la narración de la persecución y el asesinato de los Gitanos durante el período del nacionalsocialismo. Este filme va más allá de ser una mera exposición de testimonios de sobrevivientes, posee la valentía de denunciar el silencio y el abandono a que fue sometido el pueblo Romaní por parte de la administración alemana de la posguerra y mucho tiempo posterior a esta.

Las experiencias de aquellos que sufrieron la barbarie nazi y de sus descendientes capitalizan el hilo narrativo de la película. Tiene como punto de partida: "Se ha escrito todo, pero nada se sabe", para, a través de esos testimonios, documentos y grabaciones de archivo significar la denuncia de la injusticia y dignificar a las víctimas.

© Katrin Seybod Film GmbH

La idea de realizar el film nació de dos mujeres, Katrin Seybold (cineasta alemana) y Melanie Spitta (cineasta Gitana y alemana, además de valiente activista en la lucha por los derechos civiles de los Romaníes durante toda su vida. Su madre, había sobrevivido a los campos nazis, por el contrario, sus hermanos mayores fallecieron en Auschwitz-Birkenau). Ambas, preocupadas por conocer el destino que corrieron los Sinti y Romá durante la época nazi, emprendieron una ardua  y exhaustiva investigación mediante la que intentaban comprobar si los Romaníes, en Alemania, habían recibido las "compensaciones" que merecían tras el término de la II Guerra Mundial. En su búsqueda, hallaron en el Bundesarchiv y en archivos policiales gran cantidad de material y documentos que habían permanecido ocultos; escondidos por responsables de la administración germana con la intención de retrasar la compensación tanto como fuera posible, si no, evitarla por completo. El documental nos transmite el hondo dolor que en el pueblo Gitano provocó el silencio de la sociedad alemana para con los Romaníes, los jueces creyeron a los autores del genocidio, no a las víctimas; escucharon a los perpetradores del crimen genocida nazi en los procesos abiertos de compensación “Wiedelgutmachungsprozessen” como si se tratara de expertos en la cuestión, mientras que ignoraron a los sobrevivientes del genocidio.

© Katrin Seybod Film GmbH

La narración discurre a través de imágenes respetuosas y dignas de los Romaníes que sobrevivieron a la barbarie, posee una fortaleza maravillosa y un posicionamiento magistral en sus formas artísticas. Incluso tantos años después de su creación esta película documental continúa siendo un hito.

Dirigida por Katrin Seybold.
Producida por Katrin Seybod Film GmbH, Hamburger Filmfcirderung.
Guión de Melanie Spitta.
Edición por Annette Dorn.
Fotografía de Alfred Tichawsky, Heiner Stadler y Klaus Bartels.

Música de Georges Boulanger.

domingo, 6 de agosto de 2017

Porraimos: Europe’s Gypsies in the Holocaust de Alexandra Isles.

Cartel del filme “Porraimos”
© Alexandra Isles

Porraimos: Europe’s Gypsies in the Holocaust de Alexandra Isles.
2001, Estados Unidos, 57 minutos.

Lo primero que nos llama poderosamente la atención de este filme es su título: Porraimos (acción de devorar), esta es la palabra en romaní que se utiliza para denominar la singularidad del genocidio Gitano durante la época nazi. Lo segundo, que este film fue el primer documental estadounidense que centró su narrativa en la persecución nazi hacia los Romaníes, cincuenta y siete años después de la finalización de la II Guerra Mundial.

La película se sirve; de testimonios personales de sobrevivientes (Karl Stojka, Rita Winterstein, Julia Bäcker, Bozena Ruzickova, Antonia Krokova y la pintora judía checa Dina Gottliebova), historias conmovedoras de primera mano que dibujan la vida antes y durante el Porrajmos, así como de fotografías antiguas y metraje original del Departamento del Reich para la Higiene Racial, material que hilvana el eje narrativo temporal con el objetivo de exponer el trágico destino del pueblo Gitano durante el Porrajmos. La directora retrata, de forma inteligente y magistral, las distintas etapas por las que devino la persecución; registro, segregación e internamiento, que condujeron a la esterilización forzosa, a los experimentos médicos y que finalizaron con el exterminio.

PRIMERA PARTE DEL FILME (Desde el comienzo hasta 11:14)
            La película comienza con poderosas escenas en blanco y negro, acompañadas de música Romaní, que reflejan de forma veraz la vida Gitana anterior al horror; las familias numerosas con sus carromatos en el camino, los campamentos en mitad del bosque, bailes nocturnos alrededor de la hoguera, la música del violín, juegos infantiles, los trabajos artesanales...

Hombre con sombrero.
© Bundesarchiv


SEGUNDA PARTE DEL FILME (11:14 hasta el final)
            La segunda parte arranca mostrando imágenes de un desfile durante los Juegos Olímpicos de 1936 en Berlín, en un estadio abarrotado rendido al culto del líder y la ideología del Reich. En contraposición, se muestra a dos niños Gitanos saliendo de una tienda con una cantara de leche camino de un campo de confinamiento. 1938, el Anschluss, la población austriaca se rinde a Hitler. En 1939, la policía prohíbe que los Gitanos circulen libremente por los caminos, a los que sorprenden son detenidos e internados en campos. 1939, los nazis entran en Checoslovaquia, se muestran las mismas escenas de júbilo entre la población ante la llegada del invasor. La directora pretende mostrar el contexto en el que las ideas raciales del programa nazi encontraron un perfecto caldo de cultivo.

            La narración da paso a fotografías del Dr. Robert Ritter y su equipo del Departamento del Reich de Higiene Racial en los campos de confinamiento de Gitanos. Escenas duras que ponen de manifiesto la puesta en marcha del proceso. Se recogen testimonios cargados de dramatismo donde los sobrevivientes narran la detención, la llegada a los campos de concentración de Auschwitz-Birkenau y de Lety.

Robert Ritter extrayendo sangre a una mujer Gitana en 1936.
© Bundesarchiv

Particularmente dolorosas son las imágenes que muestran a un grupo de niños junto a unas monjas en el orfanato St. Josefspflege en Mulfingen y que fueron rodadas por Eva Justin, ayudante del Dr. Ritter, en 1943. Esos chiquillos serían enviados en mayo de 1944 al campo de concentración y exterminio de Auschwitz-Birkenau, la mayoría de ellos murió allí.
           
Niños en el orfanato de St. Josefspflege en 1943.
© Bundesarchiv

La sobreviviente de origen judío Dina Gottliebova, cuenta como fue obligada en Auschwitz por el Dr. Josef Mengele a pintar retratos de hombres y mujeres Gitanos,​ como parte de las investigaciones del medico nazi

Retrato de mujer Gitana.
© Dina Gottliebova

El internamiento en el sector BIIe en Birkenau, los experimentos del Dr. Mengele, los que no regresaron, la liberación, dan continuidad a la narración.

Porraimos recuerda a las víctimas Gitanas, cuya persecución quedó durante mucho tiempo en el olvido, este filme representa uno de los primeros intentos por subsanar esa injusticia.

Porraimos
© Alexandra Isles

Dirigida por ALEXANDRA M. ISLES
Producida por CHALICE WELL PRODUCTIONS
Narrado por DEARBHLS MOLLOY
Edición por DOUGLAS ROSSINI
Fotografía de FRED GOLDEY
Música de violín ROBERT McDUFFIE

sábado, 24 de junio de 2017

Hidden Sorrows The Persecution of Romanian Gypsies During WWII de Michelle Kelso

Cartel del filme “Hidden Sorrows”
© In the shadow Productions

Hidden Sorrows: The Persecution of Romanian Gypsies during WWII. de Michelle Kelso.
2005, Rumanía y Estados Unidos, 56 minutos.

Esta extraordinaria película documental dirigida de forma magistral por Michelle Kelso y que lleva por título, Hidden Sorrows: The Persecution of Romanian Gypsies During WWII, recuerda las experiencias vitales de los Gitanos rumanos durante los años de la II Guerra Mundial, enmarcándolas en el contexto de sus vidas en la actualidad donde la pobreza, el olvido de las autoridades y el miedo recorren cada minuto de la película. El filme, además, muestra todo el arduo proceso de lucha por las compensaciones emprendido entre 1999 y 2003 por los sobrevivientes del Porrajmos.

El filme comienza rescatando imágenes de archivo en ellas se retratan escenas de la vida Gitana antes del genocidio; los oficios representativos de la población Romaní, sueños y esperanzas de un pasado que se nos fue.

El valor de la Memoria
© In the shadow Productions

A continuación, el documental se adentra en la dramática expulsión de los Gitanos rumanos a los campos en Transnistria. Los sobrevivientes comparten sus recuerdos reviviendo la memoria del horror. Hemos de reseñar que en Rumania, más de 25.000 Gitanos fueron deportados a la región de Transnistria, donde lucharon por sobrevivir a la enfermedad, la brutalidad, el hambre, el miedo, las ejecuciones masivas. Liberados en 1944, los Romaníes que sobrevivieron emprendieron su regreso a Rumania para intentar retomar el camino de unas vidas destrozadas en aquel infierno.

Hoy; derribando el silencio y el olvido.
© In the shadow Productions

 En la parte final, Hidden Sorrows revela de forma poderosa la lucha continua de los Romaníes por la búsqueda de la igualdad, en una sociedad que los ve como ciudadanos de segunda clase. Se examina el actual empobrecimiento de los sobrevivientes y sus descendientes, así como la discriminación a la que se enfrentan diariamente. Transcurridos sesenta años desde el fin de la guerra (en el momento de producción del filme), la deportación de los Romaníes aún no había sido reconocida en los textos de Historia, ni existían monumentos para conmemorar a las víctimas. Los valores de justicia y responsabilidad se abordan en el documental a medida que los sobrevivientes relatan sus experiencias cuando solicitaron fondos de ayuda humanitaria establecidos por fondos suizos y alemanes, a finales de los años noventa, para aquellos que sobrevivieron al Genocidio en Europa del Este.

Dirigida por MICHELLE KELSO
Producida por IN THE SHADOW PRODUCTIONS
Productor ejecutivo ALEXANDRU ALEXE
Edición por MELANIA OPROIU
Fotografía de GAIL SECKRETTAR Y MICHELLE KELSO
Música de CRISTIAN TARNOVETCHI
Asesoramiento histórico VIOREL ACHIM, RAPHAEL VAGO Y MARY NEUBURGER

jueves, 11 de mayo de 2017

Mémoires tsiganes, l’autre génocide de Idit Bloch y Juliette Jourdan

Mémoires tsiganes, l’autre génocide dirigido por Idit Bloch y Juliette Jourdan. Escrito por Henriette Asséo, Idit Bloch y Juliette Jourdan.
2011, Francia, 76 minutos.

Cartel del filme “Mémoires tsiganes, 
l’autre génocide”
© Idit Bloch y Juliette Jourdan

Este extraordinario documental narra la persecución y tragedia del pueblo Romaní durante la Segunda Guerra Mundial llevada a cabo por los nazis y sus aliados de un extremo al otro de la vieja Europa. En él se arroja nueva luz sobre la génesis de las políticas nacionales de exclusión del período de entreguerras, el papel crucial que desempeñó la "ciencia racial" y la evolución progresiva de la política genocida nazi.

El registro.
© Idit Bloch y Juliette Jourdan

El filme está narrado con paciencia y rigor, empleando para ello excepcionales imágenes de archivo, procediendo a la identificación de los arquitectos del genocidio y todo abordado desde un riguroso estudio histórico, además de recoger los sobrecogedores testimonios de los últimos sobrevivientes, aquellos niños de los años 30 que vieron su vida truncada por el odio nacionalsocialista. La película recorre los territorios en los que se desarrolló el exterminio y descifra el largo proceso de aniquilación del pueblo Gitano ahondando en las repercusiones actuales del mismo.

Sueños rotos.
© Idit Bloch y Juliette Jourdan

La evidencia que recoge el documental forma parte de un proyecto europeo liderado por la sociedad de producción de documentales Memoire Magnétique y que cuentan con el apoyo de la Fundación para la Memoria de la Shoah.

La película nos presenta en su comienzo el estilo de vida de la población Romaní, yendo más allá de la imagen clásica del carromato o la vida nómada, descubrimos agricultores Gitanos sedentarios, empresarios del tejido industrial integrados en la vida de las ciudades, feriantes, personas sin hogar, pero que, en última instancia tienen en común una forma de vida, unas costumbres y un idioma, el romanó. Esta singularidad se da de bruces con la realidad imperante en la Europa que va desde comienzos hasta mediados del siglo XX y el crecimiento y desarrollo del antigitanismo heredado de siglos pasados.

Una mirada.
© Idit Bloch y Juliette Jourdan

 En el filme, que rezuma memoria Gitana, recuerdo y dolor a lo largo del desarrollo de toda la narración, resalta su honda determinación que va de lo general a lo particular. Destacando la extraordinaria aportación de la experta Henriette Asséo, gracias a su exhaustivo conocimiento del periodo representado, que ayuda a reflejar la imagen que de los Gitanos tenía aquella sociedad, y como fueron identificados como individuos inherentemente peligrosos, implementando para su “tratamiento especial” medidas administrativas y policiales de excepción, para, con la evolución de los acontecimientos, implementar medidas mucho más radicales, como la esterilización forzosa o la deportación. El desarrollo y evolución, al amparo de universidades y administraciones, que jugó la ciencia racial o la biología criminal; dos disciplinas que utilizaron los regímenes fascistas para acelerar los procesos de exclusión, demostrando cómo se apropió el régimen nazi de la eugenesia, incluyéndola en un proyecto más amplio de regeneración del pueblo alemán, añadiendo la dimensión racial propia a su doctrina.

El film se adentra en una segunda parte, los Romaníes se hallan, entonces, en un callejón sin salida; son categorizados, como asociales y en segundo lugar, según el Instituto de Higiene Racial del Dr. Robert Ritter, pertenecientes a una “raza degenerada indoeuropea", el terreno se halla abonado para proceder a la solución final.

Tras las alambradas.
© Idit Bloch y Juliette Jourdan

Los capítulos tercero y cuarto del documental, centran su objetivo en mostrar una perspectiva de la visión del exterminio de judíos y Romaníes, los puntos en común que presentan y sus especificidades. El camino que siguió el proceso, como después de una primera consolidación en campos de confinamiento para Gitanos en Alemania o en guetos de Polonia, los Gitanos del Reich comienzan a ser enviados al campo de concentración y exterminio de Auschwitz-Birkenau, antes de la llegada de la primavera de 1943, y su internamiento en el Campo para Familias Gitanas en el sector BIIe, el Zigeunerlager, de Birkenau.

Aunque los procesos de persecución son diferentes en los diversos países europeos, la influencia alemana se extendió a otras naciones. El ejemplo francés presentado en el documental es revelador en este sentido. El testimonio de los sobrevivientes; Fata Dedic, Antoine Lagrené, Milka Goman, Willi Horwath, Ceija Stojka o André Pierdon, emociona, enriquece y dignifica la esencia en sí misma del documental.

Memorias Gitanas.
© Idit Bloch y Juliette Jourdan


TESTOMONIOS DE LOS SOBREVIVIENTES
FATA DEDIC
ANTOINE LAGRENÉ
MILKA GOMAN
WILLI HORVATH
CEIJA STOJKA
ANDRÉ PIERDON

Dirigida por IDIT BLOCH y JULIETTE JOURDAN
Escrita por HENRIETTE ASSÉO, IDIT BLOCH y JULIETTE JOURDAN.
Imagen por ÉRIC DARMON y JULIETTE JOURDAN
Sonido de OLIVIER DE NESLE, JÉRÉMY MORELLE, CLAUDIO MARSON, ALBERTO PITOZZI y ZOLTAN RAVASZ
Montaje de IDIT BLOCH
Productor delegado: KUIV PRODUCTIONS
Coproducción: MÉMOIRE MAGNÉTIQUE PRODUCTION
Participación: ANGOA-AGICOA, MINISTÈRE DE LA DÉFENSE, RÉGION ÎLE-DE-FRANCE, ACSE (AGENCE NATIONALE POUR LA COHÉSION SOCIALE ET L'ÉGALITÉ DES CHANCES), CNC. COSIP y PROCIREP